Todos los sectores productivos se suman al comercio online para seguir creciendo

Todos los sectores productivos se suman al comercio online para seguir creciendo

Quizá el titular que os hemos propuesto pueda parecer sencillo e incluso obvio pero la realidad es que en pleno año 2020 todavía queda gente que reniega del uso de la red para llevar a cabo su actividad económica y es que, aunque no tengamos que vender directamente a través de internet, la realidad es que es vital que tengamos presencia para poder llegar a todos esos usuarios que, como nosotros, son cada vez más tecnológicos. Con esto lo que os queremos decir es que por ejemplo un bar de un pueblo no centra su actividad principal en la venta online, como es lógico, dado que son los vecinos de la población quienes le van a consumir al negocio de forma habitual, pero si que es vital que esta empresa, por uy pequeña que sea, tenga presencia en la red. Con ella, no solo llegará a sus parroquianos habituales, sino que también conseguirá abrirse las puertas a la llegada de otros clientes que sean foráneos o propios del pueblo, pero de una edad mucho más joven y habituados al uso de la red para todo aquello que tengan que hacer.

Y es que más allá de la venta puerta a puerta existe vida y lo vemos en las noticias que cada día nos dicen que la venta online supone ya un 20% del consumo en España, mientras el comercio se frena, por lo que es fundamental que para seguir creciendo debamos adaptarnos a la nueva realidad del mercado. Si bien es cierto que hasta hace tan solo unos años todos nosotros comprábamos en las tiendas de nuestro barrio, en las de proximidad y que si estas no tenían algún producto nos lo encargaban y esperábamos pacientemente por él, ahora esto ya no es así y es que los hábitos de consumo de todo el mundo están cambiando para adaptarse a las nuevas realidades tecnológicas. Ahora, existen gigantes del comercio online que ganan cada día más dinero a cuenta del número creciente de clientes que poseen. Empresas como Amazon hasta hace unos años ni siquiera existían, pero ahora facturan cientos de millones de euros al año y todo gracias a saber aprovechar el boom de la red y a la iniciativa de sus fundadores, quienes ahora, son millonarios.

Sin embargo, no hace falta ser millonario o convertirse en millonario para saber que la red nos aporta muchas ventajas a la hora de comerciar y es que, de esta forma, de base, nos ahorramos el local comercial y todos sus gastos derivados, algo que, sin duda alguna, es una buena noticia para unos pequeños y medianos empresarios cada vez más mermados económicamente hablando. Del mismo modo, la red nos permite trabajar desde casa, algo que cada vez está más demandado y que en épocas como la que vivimos, con el coronavirus al acecho, es una noticia muy positiva, ya que podemos prevenir contagios. Además, a otras empresas o sectores de negocio menos conocidos les permite tener una visibilidad que hasta ahora no tenían, por uno o por otro motivo. Es el caso de las compañías de detectives, cobradores de morosos, correctores ortográficos o de las agencias de traducción, entre otras actividades empresariales, las cuales, como os decimos, gracias al auge de internet están viviendo un nuevo renacer.

Y es que como os decimos, sobre todo para los nuevos empresarios, para todas aquellas personas que intentan emprender llenas de ilusión, pero con pocos recursos, la realidad es que la red les está permitiendo hacer algo que hasta ahora era impensable, dado que por muy pocos recursos económicos que se tengan, si la idea es buena y la das a conocer bien, la realidad es que puedes salir adelante sin mayor problema. Esto se traduce en que, al comenzar a vender y generar beneficios, estos se pueden destinar a potenciar la empresa para que esta siga creciendo y, con ello, intentar emular al gigante Amazon, aunque siempre dentro de nuestras posibilidades.

El confinamiento como punto de inflexión

Si bien es cierto que las ventas a través de la red ya llevan años creciendo, la realidad es que el coronavirus ha supuesto una revolución para este mercado y es que ante el miedo que nos generaba salir de casa o por no enfrentarnos a una multa o directamente porque los comercios estaban cerrados físicamente, cada día que pasaba éramos más los que nos decantábamos por comprar a través de la red. Y es que de esta forma nos garantizábamos estar seguros sin salir de casa y en pocas horas teníamos nuestro pedido en nuestro domicilio, algo que, sin duda alguna, debemos de valorar porque lo ganamos en seguridad para nuestra salud.

Deja una respuesta